El motor de búsqueda Google vuelve a tener una causa pendiente en los tribunales tras la demanda que una página web ha interpuesto por “rebajarle el rango”.

La firma Google, que se haya zanjando un conflicto jurídico por la cesión de información de los usuarios al gobierno de los Estados Unidos, se ve inmersa en otro proceso judicial debido a que la web KinderStart.com asegura haber sido penalizada en los resultados del buscador sin previo aviso ni justificación.

El sitio web entiende que la degradación inopinada de la página dentro del ranking le está causado graves perjuicios económicos, por lo que ha presentado una demanda por lo civil ante el juzgado del distrito de San José (California) alegando que esta penalización en marzo de 2005 derivó en un “cataclismo”. O lo que es lo mismo, que KinderStart.com, dedicada a ofrecer consejos en línea a los padres, vio desparecer el 70 por ciento de las visitas que recibía en su web, lo que se tradujo en una caída en picado de los ingresos en un 80 por ciento, según el testimonio de la parte demandante.

KinderStart.com asegura que la página recibía diez millones de visitas por mes antes de la sanción. Asimismo, alega que tanto en el buscador de Microsoft MSN como en Yahoo la página está en el rango máximo.

El proceso abierto contra el buscador entiende, por su parte, que «Google generalmente no informa a los sitios de Internet de que han sido penalizados ni les explica en detalle por qué la página ha sido penalizada».

KinderStart.com, arguye que la decisión de Google atenta contra un derecho constitucionalmente reconocido «a la libertad de expresión», dado que el buscador toma represalias contra la páginas que entiende que realizan determinadas prácticas “no permitidas” en sus contenidos para aumentar el tráfico.

Además, la web afirma que, una vez penalizada, es muy difícil contactar con Google para que reconsidere su decisión y restituya el rango o simplemente le envíe un informe con las razones que le llevaron a penalizar la dirección.

Por lo pronto, la demanda ha sido admitida a trámite por el juez, por lo que el caso está pendiente de enjuiciar.

María José S. Valenzuela – WEBPOSITER